Maximización del Margen de las Compras

El objetivo es conocer las condiciones comerciales de la farmacia tanto en pedidos directos, transfer o picoteo (el pedido diario), para poderlas plasmar en el programa de gestión y que los albaranes cuadren a la primera. Cuadrar un albarán significa que el importe total del albarán coincida con el importe que dice el ordenador después de haber pasado todas las referencias por el lector óptico.

 

Primero analizamos cuáles son las condiciones comerciales por proveedor (ya sea el almacén o laboratorio) y por tipo de producto. Luego parametrizamos las cabeceras de pedido en base a estas condiciones comerciales.

 

En menos de 6 meses, todos los pedidos de la farmacia cuadran con el albarán a la primera sin necesidad de modificar a mano ninguna línea. De esta forma, la farmacia conoce a la perfección el margen de cada uno de los CN’s

Los factores clave de éxito son primero y más importante querer conseguirlo. Muchas farmacias piensan que es tarea imposible cuadrar un albarán, cuando la principal dificultad reside en conocer las condiciones comerciales. Y segundo, tener correctamente actualizados los PVA’s, PVL’s, IVA y RE de cada CN.

 

Además de cuadrar los albaranes, enseñamos a la farmacia a crear la carpeta de proveedores, definir el “fichero del día 25”, a reclamar los abonos por caducidades y devoluciones y a enfrentar las facturas con sus albaranes

 

CASOS DE ÉXITO

Farmacia en Bizkaia, todos los albaranes cuadrando a la primera en 2 meses

Farmacia en Cantabria, todos los albaranes cuadrando a la primera en 4 meses

Farmacia en Irún, todos los albaranes cuadrando a la primera en 4 meses

Farmacia en Bizkaia, todos los albaranes cuadrando a la primera en 4 meses

Farmacia en Madrid, todos los albaranes cuadrando a la primera en 3 meses